Sobre Mientras de Alejandro Correa

Una breve aclaración

Puede que a quienes me conocen poco o desde hace poco no se los parezca (o tal vez sí), pero he de reconocer que siempre me asustó enfrentarme a cosas nuevas. Me aterraba iniciar proyectos que se saliesen de mi particular zona de confort. Eso me llevó, tras un importante fiasco, a una época de profunda apatía en el que cubrí de almohadas las paredes de mi universo personal. Para no escuchar los sonidos provenientes del exterior. Para no golpearme con la dura realidad.

Tras este proceso de sequía tomé la decisión de cambiar radicalmente de actitud, de buscar y aceptar nuevos retos e intentar ponerme a prueba en un terreno que siempre me dio tanto, como es la escritura (oye, que una cosa es salir de mi zona de confort y otra dedicarme a la ingeniería aeroespacial de la noche a la mañana).

Siendo fiel a esta filosofía de tú primero dí que sí, que ya habrá tiempo de tirarse de los pelos, me he ido embarcando en una serie de retos que van desde escribir textos para exposiciones de arte, hasta guiones para cómic, cine, videojuegos o cuentos ilustrados. Cada uno ha supuesto el enfrentarme a formas de escribir y plantear historias a las cuales nunca me había enfrentado antes, y por ello está siendo de lo más estimulante.

Ya he publicado alguno de estos proyectos, como por ejemplo el proyecto de microcuentos basado en las poderosas imágenes de Mondo Diávolo. Otros irán viendo la luz poco a poco, como el texto inspirado en el fabuloso montaje Ventanas Universales de la ilustradora Jen del Pozo (todo un reto también para ella). Pero algunos de los más importantes  están aún por llegar (cruce de dedos mode: ON).

La última (por ahora) de dichas aventuras literarias fue escribir, el pasado mes de abril, el texto de la exposición Mientras, del excepcional pintor y amigo Alejandro Correa. Si no conocen la obra de este artista canario les invito a descubrirlo lo antes posible. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que presentarles mi particular visión de su obra junto a una muestra de sus cuadros? Pasen, vean y disfruten…

Leer más

Etéreo Cronos

Hace un tiempo, el grupo de rock Mondo Diávolo me propuso hacer una serie de relatos a partir de lo que me evocasen las fotografías de estudio, tomadas por la increíble fotógrafa Medialuna Photography para la promoción de su anterior disco (afortunadamente en breve sacarán nuevo trabajo).

Los que conozcan un poco la trayectoria del grupo y su puesta en escena – no se mueran sin ver a estos monstruos en directo -, comprenderán que era una oferta imposible de rechazar, máxime con la calidad de las imágenes y las poderosas emociones que transmitían. Por lo tanto, me puse inmediatamente manos a la obra y el resultado fueron seis oscuras historias de que pasarán a engrosar con honores la categoría de Inspiraciones Mutuas y de las cuales hoy les traigo la primera entrega, que si me permiten la deferencia, pertenece a mi buen amigo Miguel, teclista del grupo y gracias al cual estos textos pudieron ver finalmente la luz.

Sin más dilación, les invito a descubrir un mondo cargado de fábulas oscuras, sueños rotos, mucha imaginación y rock a raudales. Dejen atrás toda esperanza…

Leer más

El tempo de los olvidados

Serie «Inspiraciones mutuas», una breve aclaración

Si bien es cierto que una imagen puede valer más que mil palabras, si se elige sabiamente, las palabras adecuadas pueden llegar a evocar diez mil imágenes. Por ello no soy demasiado amigo de esa exclusión de conceptos, ya que, juntas, creo que imágenes y letras (y música, y escultura, y un interminable etcétera), pueden llegar a convertirse en mucho más que la suma de sus partes.

Siempre me ha gustado la idea de mezclar artes diversas, de explorar nuevas posibilidades, en un afán por romper esa barrera, por desgracia natural, que se suele levantar entre los artistas. Esos muros, alimentados por el ego, muchas veces impiden ver más allá de individualismos, sin ser conscientes de que de la colaboración entre diferentes individualidades pueden nacer cosas muy hermosas.

Ya he jugueteado con este concepto anteriormente, gracias, entre otros a mi amiga Jen del Pozo, con la que tuve la oportunidad de colaborar, mediante un texto descriptivo, en un precioso montaje basado en sus fantásticas ilustraciones, que era en sí mismo una oda a ese motor para la creatividad que es la colaboración multidisciplinar.

Y como me encanta meterme en berenjenales, esta vez le he pedido a otro gran amigo, Javier Martín, una de sus fotografías para inspirarme (puedes ver esta y otras espectaculares imágenes suyas en su cuenta de Instagram). Como se observa más arriba, en este caso es una imagen en blanco y negro, de un hombre arrastrando un pesado piano por un carril-bici, a partir de la cual he tratado de construir una historia sencilla, de esas que todos nos imaginamos cuando nos cruzamos con ciertos personajes. He aquí el resultado, espero que les guste.

Leer más

error: ¡Ups! Me temo que no puedes hacer eso...