Singularidad. Segunda parte. (2/2)

Escaparate de una librería oscuro y lleno de rasguños

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Álvaro Ibáñez.

 

Lo prometido es deuda. Aquí les dejo el desenlace del relato Singularidad. Si ya leíste de la primera parte, te animo a descubrir el sorprendente final. Si no, ¿A qué estás esperando? (No digas que no te lo advertí)

Ir a la primera parte

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Singularidad. Primera parte. (1/2)

Escaparate de una librería

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Álvaro Ibáñez.

 

Abrí la puerta de la vieja librería, y el sonido de la campanilla me transportó inmediatamente a tiempos tan antiguos como mis recuerdos. Había pasado una vida desde la última vez que crucé el umbral entre la realidad y la fantasía; entre la apatía de una adolescencia tímida y aislada, y la valentía de enfrentarme —aunque fuese como mero espectador— a infinitas aventuras, dramas y misterios.

Cuando el incisivo tañido de aquella guardiana de historias se fue apagando, todo quedó en silencio, como si cualquier sonido quedase amortiguado por el peso del polvo y la memoria. Mis dedos, surcados por los aperos del tiempo, recorrieron el lomo de los cuerpos acostados, leyendo con esfuerzo los nombres de mis antiguos compañeros de batalla. Hacía demasiado tiempo que mis yemas no sentían el agradable tacto del cartón, el cuero y el papel. Sin embargo, recordaba perfectamente las horas que pasé sentado en aquellos pasillos estrechos, descubriendo con asombro los retos a los que debían enfrentarse Ulises, Ahab y compañía.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Al final los androides no conciliarán el sueño

Paisaje futurista de Dan McPharlin

Paisaje futurista ilustrado por Dan McPharling para "Moments Lost".

 

La decadencia y la resignación impregnan la vida de los olvidados. De aquellos despojos que no alcanzan a ser ciudadanos de pleno derecho y que se ven obligados a permanecer en el antiguo hogar de la Humanidad, cuando la propia Humanidad apenas los recuerda.

Sigue el camino de baldosas amarillas →