Mirando a los ojos del abismo

Los miedos a los que nos enfrentamos a diario pueden hacernos caer fácilmente en un abismo.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Petras Gagilas.

 

Cuando llevas demasiado tiempo siendo arrastrado por la inercia del fracaso, es fácil caer en la desidia. Pierdes incluso las ganas de hacer las cosas que antes te apasionaban.

Inicias cada proyecto nuevo con cierta ilusión, pero con la oscura certeza de que acabará en el limbo de los cuentos inconclusos, en donde terminaron muchos otros.

Una losa más que cargarte a las espaldas.

Otro lazo en el dedo que sirva como recordatorio de tus dudas.
Sigue el camino de baldosas amarillas →

Paradojas de un escritor en ciernes

No siempre hay una elección corrercta en el cruce de caminos que es contar historias

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Randy Heinitz.

 

La semana pasada volví a publicar en este blog después de más de un mes embarcado en otros proyectos. A pesar de que la publicación en sí fue producto de una desgarradora noticia para el mundo de la música, la motivación que me impulsó a escribir la entrada me hizo plantearme muchas cosas.

Desde hacía mucho tiempo, aunque encontraba muchas cosas que contar, apenas tenía tiempo para desarrollarlas. Y cuando al fin conseguía algo de tiempo, mis energías creativas estaban prácticamente agotadas por otros proyectos que contaré más adelante.

La cuestión es que cuando me sentaba delante de alguna historia sin terminar o algún artículo a medio empezar, era la apatía la que me devolvía la mirada a través de una cortina de polvo y una hoja en gris. Solo entonces me daba cuenta de lo sucia que estaba la pantalla de mi ordenador y me ponía a ordenar la mesa, los apuntes, las libretas, la cama, la ropa sucia, el perro y casi cualquier cosa que me alejase un poco de las teclas y la estilográfica.

¿Será esto a lo que sabe el pánico a la hoja en blanco? ¿Tendré que hacer de la procrastinación mi nueva religión? ¿Al fin el síndrome del impostor me habrá ganado la partida?

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Escribiré el año 2017 en Courier New

Máquina de escribir. Una prometedora imagen para el año 2017

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de José Luis Rodríguez.

 

Esta es la primera entrada del año 2017 y también la que inaugura una suerte de cuaderno de bitácora de las historias que se cruzarán en mi camino. Más personal pero siempre con tintes de ficción entremezclados en mi peculiar visión del mundo. Un espacio sin demasiadas florituras, donde daré rienda suelta a mi imaginación más allá de las pieles del relato.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Gracias por un aniversario inolvidable

Foto de una libreta con el logotipo de El Tintero Infinito

Una imagen original de Fernando Díez para El Tintero Infinito

 

Hace un año ya que se abrió oficialmente El Tintero Infinito. Hace un año exacto publiqué mi primer relato en este espacio de creatividad y a lo largo de las últimas cincuenta y tres semanas he intentado poner orden en mi particular cajón de sastre de cuentos y reflexiones.

En este tiempo he aprendido y sigo aprendiendo a base de ensayo y error, perdiendo el miedo a equivocarme, a salir al mundo y comenzar a creer que hay un futuro para mí en este fabuloso cosmos de la letra y la palabra, de la imagen y el sonido, de la tinta y el color. En definitiva, el mundo de contar historias y de transmitir emociones de las maneras más dispares.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

El final de mi búsqueda

Una sencilla piedra blanca que destaque sobre el resto puede ser el mayor tesoro de tu búsqueda.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Tangolimon.

 

Los años perforaban mi consciencia como lentas y dolorosas lanzas redentoras, sin poder siquiera vislumbrar el horizonte final de mi pesquisa. Cada gruta que exploraba, cada horror que superaba a costa de mi cordura, me otorgaba tesoros deslumbrantes. Sin embargo, esas alhajas no eran más que máscaras vacías que nublaban mis sentidos y terminaban por traerme más desdichas que fortuna.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Persiguiendo la entelequia

Uno de esos Pub extraños donde atreverte a romper con la monotonía

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Juan Cabanillas.

 

He quedado con mi amigo Pablo para ponernos al día después de mucho tiempo de no vernos. Ese tipo de reuniones que te sacan de la inercia del día a día, donde recuerdas historias pasadas que coronas con promesas vacías de futuros reencuentros. Sí, exactamente esas citas que anhelas porque te dan la vida, pero se repiten menos de lo que deberían, porque los amigos hay que cuidarlos y parece mentira que seamos tan desastres.

Mi afán de puntualidad ha hecho que llegue demasiado pronto. Aún quedan cuarenta minutos, así que entro en un bar cercano llamado: La cervecería, lo que denota una desbordante imaginación, a la altura del culto a la higiene que profesan los dueños del local. No veo a nadie, por lo que me freno un poco pensando que quizás aún no hayan abierto las puertas al modesto público.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Caminos

La importancia de elegir el camino

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Etrio Fidora.

 

Llevaba ya demasiado tiempo atascado en aquella maldita bifurcación, sin ser capaz de elegir qué camino escoger y sin más ayuda que la mirada perdida y triste de mi orgulloso corcel.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Dicotómica consciencia

El despertar del letargo de a cordura inspirado por Johnny Piñeiro

Puedes ver más trabajos de Medialuna Photography en su cuenta de Flickr.

 

Aquellos que me lean sabrán de las pequeñas historias que hace tiempo escribí para los grandes músicos y mejores personas de Mondo Diávolodentro de la serie de relatos Inspiraciones mutuas (pues se basaban en lo que me evocaban las fantásticas fotografías de la banda tomadas por Medialuna Photography).

Pues bien, el pasado 16 de agosto la fantástica banda de Gran Canaria publicó su nuevo y esperadísimo LP, titulado Un lugar para volver y, con motivo de este gran acontecimiento, he decidido publicar hoy la quinta y penúltima entrega de esta serie. En esta ocasión el relato está protagonizado por su carismático bajista, Johnny Piñeiro, que lleva una de las caracterizaciones más elaboradas -y sacrificadas- de la banda, otorgándole una importancia manifiesta y arrolladora en su puesta de escena. Espero que la disfruten.

Una celda y un don perturbador. Dos cabezas y un mismo corazón…

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Inercias y perdones

Hombre rodeado de edificios para Inercias y perdones

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Alex Cherry.

 

Las siluetas grises y pétreas a su alrededor impedían a los tímidos rayos del sol invernal dar algo de calidez a su ajado espíritu. Testigos mudos de la historia que parecían ajenos a la vertiginosa mutabilidad de la vida urbana.

Sus pasos, lentos pero firmes, recorrían el casco antiguo sin rumbo concreto pero con un objetivo claro. Atesorar los recuerdos que se le escapaban paulatinamente de entre los dedos. Azuzar la memoria para que hiciera un último esfuerzo.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Misiva para un futuro escritor

Letras de una máquina de escribir para una reflexión sobre las desdichas de querer ser escritor

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Celeste RC.

 

Mi vida no es lo suficiente interesante para relatarla sin la fermentada inhibición de una fría cerveza entre las manos. Sin embargo, llevo un tiempo queriendo compartir una reflexión.

Siento alejarme momentáneamente de la dinámica del blog, pero necesitaba poner en contexto mi experiencia. Hacer partícipe al lector de mi literario desahogo.

Sigue el camino de baldosas amarillas →