Misiva para un futuro escritor

Letras de una máquina de escribir para una reflexión sobre las desdichas de querer ser escritor

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Celeste RC.

 

Mi vida no es lo suficiente interesante para relatarla sin la fermentada inhibición de una fría cerveza entre las manos. Sin embargo, llevo un tiempo queriendo compartir una reflexión.

Siento alejarme momentáneamente de la dinámica del blog, pero necesitaba poner en contexto mi experiencia. Hacer partícipe al lector de mi literario desahogo.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Una nana para Ariadna

Carrito en habitación oscura para ilustrar "Una nana para Ariadna"

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Mateusz Pisarski.

 

Ariadna nació en un mundo de destellos y fachadas. Un mundo de caminos de ida y vuelta, cuyas metas eran siempre artificiales. Fue un regalo divino injustamente rechazado, roto incluso meses antes de nacer, por el desprecio de una madre que siempre antepuso su carrera profesional de pasarela y ficción, a la dicha de ser ejemplo y parte en la vida de una hermosa criatura.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Manteneos a la par de vuestra sombra

Poe acompañado de su sombra

Puedes ver más trabajos de Medialuna Photography en su cuenta de Flickr.

 
Hoy les traigo otra entrega de la serie Inspiraciones mutuas dedicada a Mondo Diávolo, esta vez con un reflexivo Poe Luzardo como protagonista,  batería de la formación durante sus dos primeros EP y al que ha relevado Jacinto Ojeda en su nueva andadura. La imagen, como siempre, es un impecable trabajo de Medialuna Photography.

Sin más dilación, disfruten de una pequeña historia con la que alguno se sentirá identificado.

Y ahora eres tú el que se arrodilla una y otra vez...

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Un lugar en el mundo

Muñeco perdido entre piezas de un rompecabezas

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Efraín Bojórquez.

 

Parecía inverosímil que, con el tiempo que había dedicado a buscarle una solución, me encontrase de nuevo con aquel particular dilema.

Pasé años dando vueltas a la pequeña pieza de irregular contorno, limando sus aristas, ablandando sus bordes, e incluso interpretando de una manera un tanto laxa las reglas de aquel divertimento, al tratar de pintar su superficie. Nada de aquello tuvo el éxito esperado.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Isobares noctiformes

Reflejo de un hombre en un charco

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Olga Perdiguero.

 

Notaba como el agua se abría paso con ansias a través de mis desgastadas suelas, como si quisiese reptar a lo largo de la columna y aplacar el fuego que bullía en el interior de mi cabeza. Un torbellino con años de experiencia para crecer y pasar de tormenta tropical a huracán de fuerza cinco. Razones no le faltaban para arrasar con todo lo que se le pusiese en ese momento por delante.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Alhajas

Tres sillas vacías para ilustrar el relato Alhajas

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Lordspudz.

 

Tres brazaletes lastraban su antebrazo, joyas pesadas que tintineaban continuamente en su memoria y dificultaban muchos de sus movimientos.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Ave Fénix

Imagen de una mujer con el pelo envuelto en llamas para ilustrar un relato sobre el cáncer.

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Meritxell Talavera.

 

CÁNCER.

La pequeña sala se quedó congelada por un instante que parecieron años y cada una de esas letras se le clavó en el estómago, como la estocada de un traidor, parando su corazón en cada embate.

— ¿Te encuentras bien? — dijo el médico —. Sé que es una noticia difícil de digerir, pero a la luz de las pruebas realizadas creo que lo mejor es comenzar lo antes posible con el tratamiento.

Las palabras se disolvían en una nebulosa sin sentido, ¿cómo podía estar bien? Su cuerpo le daba la espalda para golpearla en el mismo centro de la maldición de Eva, como si considerase que ya no era de por sí suficiente maldición. Había llevado una vida sana y activa, había seguido paso a paso, todos los consejos de cualquier manual al uso sobre cómo salir en el programa matinal de cualquier televisión local, delante de un pastel con cien candelas. Y, sin embargo, allí estaba tras haber soplado menos de la mitad, enfrentándose a la bancarrota de cualquier fabricante de velas que hubiese decidido invertir en su persona.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Jubilación en diferido

Abuelo de espaldas para ilustrar el relato jubilación en diferido

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Joan Sorolla.

 

La frente, arada por los surcos de la memoria y abonada por infinitas semillas de conocimiento, estaba enmarcada por un pelo níveo, corona de muchos años de pensamientos, y por unas cejas oscuras como la noche, que parecían peleadas con el resto de su pelo.

Tenía un aspecto abatido, seguramente a causa de aquella mirada perdida en habitaciones lejanas cargadas de recuerdos y de la espalda encorvada por el peso de los años. Pero todo rastro de desánimo se disipaba automáticamente al ver la rejuvenecedora sonrisa de los niños que entraban en aquel establecimiento, acompañados por sus padres.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Retazos de una vida cualquiera

Fotografía mujer a través de ventana para ilustrar el relato "Retazos de una vida cualquiera"

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Sebastián Gutiérrez.

 

El día se mostraba como un lienzo en blanco, sin construir, vacío de nubes en el cielo.

Aquella engañosa sensación de calor escondía un gélido viento, que barría de un plumazo toda sensación de confort y entumecía el espíritu, transmitiendo un extraño estado de ánimo carente la nostalgia de los nublados días de otoño, pero siendo apenas un pálido boceto del plácido abandono de los días de verano. Una tierra de nadie en medio de las estaciones. Un limbo meteorológico.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Causa y efecto

Ilustración para el relato Causa y Efecto (créditos thecreakyattic)

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Thecreakyattic.

 

Un día frío es todo lo que necesitamos para darnos cuenta de que nuestra vida ha dado un cambio de rumbo. Eres incapaz de discernir si ese incómodo temblor es producto del cambio prematuro de estación o resultado del miedo a lo desconocido. Esa sensación incómoda nos impide concentrarnos y nos invoca a recapacitar en un instante, sobre todos los pasos realizados a lo largo de nuestra vida.

Sigue el camino de baldosas amarillas →