Corazón de algodoncillo

 

Sara era la niña más buena del pequeño pueblo de Villa Jabugo. Era tan, tan buena, que tenía un corazón que no le cabía en el pecho y por eso lo llevaba a todas partes en su pequeña carretilla.

Era un corazón de algodoncillo de azúcar, al que todas las noches le ponía una mantita para que no pasase frío y, cuando llovía, lo cubría con un bonito impermeable con girasoles dibujados. En los días soleados, Sara saltaba corriendo de la cama para hacer sus tareas diarias antes de ir a la escuela, y por la tarde jugaba con sus amigos después de terminar los deberes. No podía ser una niña más feliz.

A medida que crecía, el corazón de Sara iba haciéndose más grande al ritmo de su alegría, hasta el punto de que cada vez se le hacía más difícil arrastrar la pesada carretilla. Las cuestas le parecían más empinadas y tardaba una eternidad en recorrer la escasa distancia entre su casa y la escuela.

Leer más

Piélago dragante

 

El pasado martes fue el cumpleaños de Jorge, un buen amigo y apasionado por el bodyboard. Por este motivo (y porque a mí pocas excusas me hacen falta), aprovecho para publicar una versión actualizada del texto que le escribí hace tiempo por el día de Sant Jordi. Fue un experimento improvisado que comenzó como una broma escrita en apenas una hora, aunando su pasión por coger olas, con el mito de San Jorge y el dragón, y que terminó convirtiéndose en una especie de corta pero intensa épica que demuestra lo peligroso que resulta pedirle un regalo a un desequilibrado mental como yo. Sin más dilación, espero que les guste.

Leer más

El espejo de Dorian

 

Y llegó el final de los finales. Ésta es la última entrega de la serie de relatos inspirados en las maravillosas imágenes de Mondo Diávolo, creadas por la magia de Medialuna Photography.

En este último pedazo de fantasía surgido del reflejo de una realidad transformada en ilusión a través de una lente circular, nos enfrentamos, paradójicamente, a otro tipo de reflejos. A la mirada penetrante de Iván Ramos, al mando de las seis cuerdas en la formación, que nos muestra nuestros miedos más oscuros, aquellos surgidos de las máscaras y de la propia inseguridad.

Es una triste despedida, pero nada deben temer, pues Inspiraciones mutuas continuará próximamente, con más historias tejidas a partir de la generosa creatividad de otros genios.

El universo se para y cada estrella nos dirige su mirada…

 

Leer más