Mirando a los ojos del abismo

Los miedos a los que nos enfrentamos a diario pueden hacernos caer fácilmente en un abismo.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Petras Gagilas.

 

Cuando llevas demasiado tiempo siendo arrastrado por la inercia del fracaso, es fácil caer en la desidia. Pierdes incluso las ganas de hacer las cosas que antes te apasionaban.

Inicias cada proyecto nuevo con cierta ilusión, pero con la oscura certeza de que acabará en el limbo de los cuentos inconclusos, en donde terminaron muchos otros.

Una losa más que cargarte a las espaldas.

Otro lazo en el dedo que sirva como recordatorio de tus dudas.
Sigue el camino de baldosas amarillas →

Dark Water, de Kôji Suzuki

Imagen de portada del libro de Kôji Suzuki, Dark Water

Portada de Dark Water, un libro de Kôji Suzuki.

 

Un descenso a las cloacas de la naturaleza humana

Vidas ordinarias obligadas a enfrentarse a sucesos que pondrán sus realidades del revés. Esa es la base de todas las historias que conforman Dark Water (Kôji Suzuki, 1994), un compendio de relatos donde el agua, base primigenia de la vida, se convierte, aquí, en mensajera del terror en sus más diversas formas.

Una madre soltera y misándrica con una desconfianza patológica hacia el mundo exterior; un misóngino y maltratador psicológico con un retorcido sentido del humor; un marido egoísta e iracundo incapaz de deshacerse de los fantasmas del pasado; un déspota director de teatro. Estas son algunas de las piedras angulares —aunque no siempre los protagonistas— de relatos que llevan la angustia y el terror al fangoso terreno de lo factible.

¿Te atreves a sumergirte en la oscuridad?

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Némesis

Hombre encapuchado en medio de un pasillo para ilustrar el relato Némesis

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Hernán Piñera.

 

Toda tu vida te ha convencido de que no vales para nada y tú lo has creído a pies juntillas.

Intentas expresar tus sentimientos sin tener con quien compartirlos, convencido de ser incapaz de pasar por esto solo. Las esperanzas se muestran esquivas, incapaces de darte la satisfacción de una victoria.

Encuentras nuevos rostros y nuevamente te sientes petrificado, volviendo a los días de pasillos solitarios y horas muertas. De llegar temprano a los sitios para tener algo que esperar en esta vida. Horas tiradas mirando una pared de ladrillos porque, simplemente, no tienes otra maldita cosa que hacer. Pero él siempre está ahí para gritarte: ¿a quién coño necesitas?

Sigue el camino de baldosas amarillas →

La ventana (Especial Halloween)

La ventana. Imagen de Cristian Campos para ilustrar un relato especial de Halloween

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Cristian Campos González.

 

La noche de los difuntos está cerca, Halloween se respira por las calles y las brujas están poniendo a punto sus escobas. ¿Qué mejor para celebrarlo que un pequeño y atípico relato de terror?

Hoy les traigo una historia sobre un miedo más real y cercano de lo que parece, especialmente dedicada a aquellos amantes de pasar un poco de angustia en esta fecha tan señalada. Espero que este cuento no les deje indiferentes.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Un viaje sin retorno

Una valla, símbolo del drama de los inmigrantes

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de David Álvarez López.

 

El domingo pasado mi corazón quedó hecho pedazos, pero de sus restos surgió algo mejor y necesitaba contarlo de manera cruda y directa, despojado de las pieles del relato.

Todo comenzó poco antes de las ocho y media, cuando encendí el televisor para poder ver el estreno de Astral, aquel documental de Salvados que tanto habían anunciado, sobre la labor que ProActiva Open Arms está realizando en el Mediterráneo para salvar de una muerte segura a quienes se juegan la vida día tras día en busca de una vida mejor. Por si esto fuera poco, a este reportaje le siguieron otros dos, sobre los refugiados sirios en Jordania, y sobre los inmigrantes que tratan de cruzar la valla de Melilla, por lo que la noche se prometía intensa.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Caminos

La importancia de elegir el camino

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Etrio Fidora.

 

Llevaba ya demasiado tiempo atascado en aquella maldita bifurcación, sin ser capaz de elegir qué camino escoger y sin más ayuda que la mirada perdida y triste de mi orgulloso corcel.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Lucy

Imagen de niña sentada en un columpio para ilustrar el relato "Luci"

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Xetobyte.

 

Lucy siempre había velado por aquellos a los que amaba, guiando sin querer ser guiada, como un faro que evita que los bajeles pierdan el rumbo y encallen por culpa de su propio peso, iluminando sus almas sin iluminarse nunca a sí misma.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Desafía mi universo

Imagen de las piernas de gente caminando para ilustrar el microrrelato que versa sobre el destino

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Miriam Rodríguez.

 

Pasos en una oscuridad infinita. Granos de tiempo acariciándome suavemente la planta de los pies, apremiándome, sin conseguirlo, a que acompase mis movimientos al mundo, a mis aspiraciones.

Yo ralentizo el ritmo con una mezcla de diversión y desafío en el paladar, a sabiendas de que se enfadará conmigo. Porque la Dama Tiempo no gusta del humor si no es ella quien lo controla y decide cuándo empieza, cuando termina y cuando aparece con su dulce ironía.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Déjate llevar por la corriente

Silueta de mujer enmarcando un paisaje

Ilustración cortesía de Raúl Díez Umpiérrez.

 

La marca zigzagueante que recorría aquel paisaje lleno de vitales y hermosos contrastes, era el fiel reflejo de la magia que albergaba en sus profundidades.
Pocas veces me habían tocado el alma de manera tan contundente y a la vez tan gradual. Desde la desembocadura hasta la fuente, aquel sinuoso río te marcaba, no como una explosión que te dejase sin aliento, sino como la erosión que su caudal producía en la dura roca; poco a poco pero sin descanso. Una vez que conseguía abrirse paso a través de tu coraza, quedabas irremediablemente marcado para siempre.

Sigue el camino de baldosas amarillas →