Mirando a los ojos del abismo

Los miedos a los que nos enfrentamos a diario pueden hacernos caer fácilmente en un abismo.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Petras Gagilas.

 

Cuando llevas demasiado tiempo siendo arrastrado por la inercia del fracaso, es fácil caer en la desidia. Pierdes incluso las ganas de hacer las cosas que antes te apasionaban.

Inicias cada proyecto nuevo con cierta ilusión, pero con la oscura certeza de que acabará en el limbo de los cuentos inconclusos, en donde terminaron muchos otros.

Una losa más que cargarte a las espaldas.

Otro lazo en el dedo que sirva como recordatorio de tus dudas.
Sigue el camino de baldosas amarillas →

Ilusiones preferentes. Segunda parte. (2/2)

Imagen solarizada de moneda con la palabra "Liberty" para ilustrar Ilusiones preferentes.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Ray Nelson.

 

¿Y si pudieses hipotecar tus sueños a cambio de hacerlos realidad?

Aquí les dejo el desenlace del relato Ilusiones preferentes. Si ya leíste de la primera parte, te animo a descubrir el final de la historia. Si no, ¿A qué estás esperando? (No digas que no te lo advertí)

Ir a la primera parte

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Ilusiones preferentes. Primera parte. (1/2)

Imagen de moneda con la palabra "Liberty" para ilustrar Ilusiones preferentes

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Ray Nelson.

 

Tengo algo entre los dientes, lo sé. No consigo notarlo con la lengua, pero seguro que tengo algo entre los dientes. Si no, ¿por qué la nueva secretaria me iba a mirar con esa cara de asco? Joder, dónde coño estás maldito hijo de-

—Ha llegado su visita de las cinco, señor Bielsa—. Casi se me sale el corazón por la boca al ver la diminuta proyección virtual de mi secretaria, de pie sobre la mesa.

—Gracias, preciosa. Hazle pasar. Y te he dicho que me llames Juanmi, ya sabes, para que haya buen rollo.

—En seguida le paso, señor.

—Otra cosita, querida. ¿Te importa traerme un holoespejo?

—Ahora mismo, señor.

A esta chica le queda mucho por aprender si quiere llegar a ser más que una simple secretaria. Menos mal que no la ha cagado de momento, porque con ese carácter que tiene y lo poco arregladita que va, no sé cómo pasó las entrevistas. La anterior por lo menos tenía un buen par de tetas.

Sigue el camino de baldosas amarillas →