Una nana para Ariadna

Carrito en habitación oscura para ilustrar "Una nana para Ariadna"

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Mateusz Pisarski.

 

Ariadna nació en un mundo de destellos y fachadas. Un mundo de caminos de ida y vuelta, cuyas metas eran siempre artificiales. Fue un regalo divino injustamente rechazado, roto incluso meses antes de nacer, por el desprecio de una madre que siempre antepuso su carrera profesional de pasarela y ficción, a la dicha de ser ejemplo y parte en la vida de una hermosa criatura.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Un lugar en el mundo

Muñeco perdido entre piezas de un rompecabezas

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Efraín Bojórquez.

 

Parecía inverosímil que, con el tiempo que había dedicado a buscarle una solución, me encontrase de nuevo con aquel particular dilema.

Pasé años dando vueltas a la pequeña pieza de irregular contorno, limando sus aristas, ablandando sus bordes, e incluso interpretando de una manera un tanto laxa las reglas de aquel divertimento, al tratar de pintar su superficie. Nada de aquello tuvo el éxito esperado.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Isobares noctiformes

Reflejo de un hombre en un charco

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Olga Perdiguero.

 

Notaba como el agua se abría paso con ansias a través de mis desgastadas suelas, como si quisiese reptar a lo largo de la columna y aplacar el fuego que bullía en el interior de mi cabeza. Un torbellino con años de experiencia para crecer y pasar de tormenta tropical a huracán de fuerza cinco. Razones no le faltaban para arrasar con todo lo que se le pusiese en ese momento por delante.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Ave Fénix

Imagen de una mujer con el pelo envuelto en llamas para ilustrar un relato sobre el cáncer.

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Meritxell Talavera.

 

CÁNCER.

La pequeña sala se quedó congelada por un instante que parecieron años y cada una de esas letras se le clavó en el estómago, como la estocada de un traidor, parando su corazón en cada embate.

— ¿Te encuentras bien? — dijo el médico —. Sé que es una noticia difícil de digerir, pero a la luz de las pruebas realizadas creo que lo mejor es comenzar lo antes posible con el tratamiento.

Las palabras se disolvían en una nebulosa sin sentido, ¿cómo podía estar bien? Su cuerpo le daba la espalda para golpearla en el mismo centro de la maldición de Eva, como si considerase que ya no era de por sí suficiente maldición. Había llevado una vida sana y activa, había seguido paso a paso, todos los consejos de cualquier manual al uso sobre cómo salir en el programa matinal de cualquier televisión local, delante de un pastel con cien candelas. Y, sin embargo, allí estaba tras haber soplado menos de la mitad, enfrentándose a la bancarrota de cualquier fabricante de velas que hubiese decidido invertir en su persona.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Alas marchitas

Vista del cielo nocturno con aves desplegando sus alas

 

No conseguía concebir el sueño, aunque fuese intranquilo. Su lecho no era más que un remolino de sábanas llameantes envolviendo un cuerpo cansado, crecido a destiempo y que en breves momentos había cometido la osadía de creerse conocedor de los misterios de la raza humana. Toda la habitación daba vueltas en una espiral que le empujaba hacia el lado más oculto de su psique, golpeando sus pilares, escupiéndole preguntas y amenazando con no permitirle un segundo de ignorante felicidad.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Oruga

Oruga verde sobre mano

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Bugs-R-Us.

 

Estaba abatido en aquellos escalones cuando apareciste, con tu enorme sonrisa y un pastel de chocolate en la mano, dispuesta a sentarte justo encima de mí. Casi me aplastas, pero te percataste de mi existencia cuando ya había desistido de entender a la raza humana. Estaba anonadado con aquella mirada curiosa y penetrante que me observaba desde las alturas. Era difícil aceptar mi condición de oruga cuando, normalmente, nadie quería cruzarse con una.

Sigue el camino de baldosas amarillas →