Causa y efecto

Ilustración para el relato Causa y Efecto (créditos thecreakyattic)

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Deviantart de Thecreakyattic.

 

Un día frío es todo lo que necesitamos para darnos cuenta de que nuestra vida ha dado un cambio de rumbo. Eres incapaz de discernir si ese incómodo temblor es producto del cambio prematuro de estación o resultado del miedo a lo desconocido. Esa sensación incómoda nos impide concentrarnos y nos invoca a recapacitar en un instante, sobre todos los pasos realizados a lo largo de nuestra vida.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Desafía mi universo

Imagen de las piernas de gente caminando para ilustrar el microrrelato que versa sobre el destino

Puedes ver la imagen original de portada en el perfil de Flickr de Miriam Rodríguez.

 

Pasos en una oscuridad infinita. Granos de tiempo acariciándome suavemente la planta de los pies, apremiándome, sin conseguirlo, a que acompase mis movimientos al mundo, a mis aspiraciones.

Yo ralentizo el ritmo con una mezcla de diversión y desafío en el paladar, a sabiendas de que se enfadará conmigo. Porque la Dama Tiempo no gusta del humor si no es ella quien lo controla y decide cuándo empieza, cuando termina y cuando aparece con su dulce ironía.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Aikido. Fuerza y armonía

Imagen de dos aikidokas enfrentados

Imagen para el relato "Aikido. Fuerza y armonía".

 

El horizonte se torna difuso cuando los ojos se impregnan por las gotas de sudor que perlan su frente y emborronan su mirada.

Las rodillas crepitan, como troncos en la chimenea de una casa durante el invierno, y se quejan por un esfuerzo no buscado, mientras nota cómo manchas púrpuras de sufrimiento tiñen la piel de muslos y muñecas.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Todos los complejos son inicios

Cuaderno y pluma estilográfica

 

Este juego de palabras, que podría resultar un tanto tosco (todos los inicios complejos son complejos inicios), tiene para mí un poderoso significado, ya que explica un viaje que muchos repiten como un dogma hoy en día (el de emprender en sentido amplio), sin ser conscientes de las barreras que hay que romper a nivel personal ni de las secuelas que se producen cuando esa aventura no sale como esperábamos. Sin embargo, caer a veces desemboca en una catarsis que nos hace mejorar y querer volver a levantarnos con más fuerza.

Sigue el camino de baldosas amarillas →