Todos queremos sentirnos infinitos

 

La adolescencia es una fase extraña de la vida, un período en el que vivimos nuevas experiencias que marcarán los pasos hacia el tipo de persona en el que nos convertiremos. Una fase aterradora para muchos, pero que deja tal huella, que muchos nos resistimos a abandonarla.

Siempre he sentido cierta nostalgia por esa adolescencia que recordamos sin haber vivido. Daba igual si venía envuelta con la emocionante búsqueda de un tesoro con el más noble de los fines, si te situaba en la tesitura de qué hacer con un cadáver o si sencillamente te mostraba los problemas habituales de una juventud atormentada. Y daba igual, porque había algo que unía a sus protagonistas y con lo que siempre me sentí identificado.

Leer más

El tempo de los olvidados

 

Serie “Inspiraciones mutuas”, una breve aclaración

Si bien es cierto que una imagen puede valer más que mil palabras, si se elige sabiamente, las palabras adecuadas pueden llegar a evocar diez mil imágenes. Por ello no soy demasiado amigo de esa exclusión de conceptos, ya que, juntas, creo que imágenes y letras (y música, y escultura, y un interminable etcétera), pueden llegar a convertirse en mucho más que la suma de sus partes.

Siempre me ha gustado la idea de mezclar artes diversas, de explorar nuevas posibilidades, en un afán por romper esa barrera, por desgracia natural, que se suele levantar entre los artistas. Esos muros, alimentados por el ego, muchas veces impiden ver más allá de individualismos, sin ser conscientes de que de la colaboración entre diferentes individualidades pueden nacer cosas muy hermosas.

Ya he jugueteado con este concepto anteriormente, gracias, entre otros a mi amiga Jen del Pozo, con la que tuve la oportunidad de colaborar, mediante un texto descriptivo, en un precioso montaje basado en sus fantásticas ilustraciones, que era en sí mismo una oda a ese motor para la creatividad que es la colaboración multidisciplinar.

Y como me encanta meterme en berenjenales, esta vez le he pedido a otro gran amigo, Javier Martín, una de sus fotografías para inspirarme (puedes ver esta y otras espectaculares imágenes suyas en su cuenta de Instagram). Como se observa más arriba, en este caso es una imagen en blanco y negro, de un hombre arrastrando un pesado piano por un carril-bici, a partir de la cual he tratado de construir una historia sencilla, de esas que todos nos imaginamos cuando nos cruzamos con ciertos personajes. He aquí el resultado, espero que les guste.

Leer más

Aikido. Fuerza y armonía

 

El horizonte se torna difuso cuando los ojos se impregnan por las gotas de sudor que perlan su frente y emborronan su mirada.

Las rodillas crepitan, como troncos en la chimenea de una casa durante el invierno, y se quejan por un esfuerzo no buscado, mientras nota cómo manchas púrpuras de sufrimiento tiñen la piel de muslos y muñecas.

Leer más

Otro año más…
Especial Navidad

 

El Tintero Infinito les desea… ¡Feliz navidad!

Se sentó cerca del calor que emanaba aquella calidez prestada, enjugándose el sudor por el esfuerzo. Ya estaba demasiado viejo y demasiado gordo para aquel trabajo, pero había firmado un contrato que debía de cumplir, fuesen cuales fuesen las abusivas cláusulas que contenía.

Cuando hubo recuperado el aliento, desplegó el mapa que, junto con una lista interminable, le había vendido aquel condenado canijo verde de mirada turbia, y trató de orientarse con las referencias que veía a su alrededor. Los últimos tres puntos de entrega le habían estado extrañamente vetados, sin apenas indicadores y con estrellas que no casaban con los estándares que estipulaba claramente el concordato. Empezaba a darse cuenta de que había sido víctima del timo más antiguo y su principal enemigo por fin se haría con la victoria. Por suerte, más sabe el diablo por viejo que por diablo y aún le quedaban algunos ases bajo su gruesa y acolchada manga.

Sacó un móvil del bolsillo forrado de borreguillo y accedió a la agenda sincronizada con la nube. Dio un tono, luego otro y finalmente saltó el contestador.

– Ha llamado usted al teléfono de Balt…– Colgó maldiciendo su suerte y volvió a echarle un vistazo al siguiente nombre de la lista – ¿Abraham Kauffmann? – Leyó incrédulo. Aquella iba a ser una noche especialmente larga.

 

Un microcuento de Navidad de Fernando D. Umpiérrez

 

Banda Sonora Opcional: The season’s upon us – Dropkick Murphys

Próxima estación

 

Le gustaba y hubiese deseado poder gustarle una milésima parte de lo que ella le deseaba entre sus sábanas.

Con un simple átomo de pasión se conformarían sus jóvenes pero cansados huesos, pues un átomo encerraba en su interior la energía de miles de universos. Un átomo podía crear y destruir mundos con la facilidad de una sonrisa y era capaz de producir reacciones poderosas, si se aplicaba la energía adecuada.

Leer más

Déjate llevar por la corriente

 

La marca zigzagueante que recorría aquel paisaje lleno de vitales y hermosos contrastes, era el fiel reflejo de la magia que albergaba en sus profundidades.
Pocas veces me habían tocado el alma de manera tan contundente y a la vez tan gradual. Desde la desembocadura hasta la fuente, aquel sinuoso río te marcaba, no como una explosión que te dejase sin aliento, sino como la erosión que su caudal producía en la dura roca; poco a poco pero sin descanso. Una vez que conseguía abrirse paso a través de tu coraza, quedabas irremediablemente marcado para siempre.

Leer más

Todos los complejos son inicios

 

Este juego de palabras, que podría resultar un tanto tosco (todos los inicios complejos son complejos inicios), tiene para mí un poderoso significado, ya que explica un viaje que muchos repiten como un dogma hoy en día (el de emprender en sentido amplio), sin ser conscientes de las barreras que hay que romper a nivel personal ni de las secuelas que se producen cuando esa aventura no sale como esperábamos. Sin embargo, caer a veces desemboca en una catarsis que nos hace mejorar y querer volver a levantarnos con más fuerza.

Leer más