¿Quieres mejorar como lector? Pues olvídate de trucos para leer más rápido

Gran biblioteca de libros. Leer más rápido no nos ayudará a leer mejor.

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Stiller Beobachter.

 

Dice Robert McKee en su libro El guión, que cualquier teoría sobre los paradigmas y los modelos infalibles de redacción que sirven para alcanzar el éxito comercial es un completo disparate. McKee carga con esta lapidaria frase contra aquellos que, como Syd Field, se empeñaban en reducir la creatividad a una fórmula matemática incuestionable. Una suerte de dogmático manual de instrucciones para triunfar en el séptimo arte, entendiendo por triunfar no el hacer buenas películas, sino millones en taquilla. Convertir el noble oficio de contar historias, en un manual del perfecto vendedor comercial.

Sin duda, Robert McKee es un personaje controvertido con una curiosa manera de exponer su verdad y es ampliamente conocido el enfrentamiento académico que siempre ha mantenido con Field, el otro gurú de la escritura de guiones. No obstante, si conseguimos decantar y neutralizar el veneno de la frase, el mensaje subyacente es una máxima que bien podría aplicarse también a la lectura y a la vida en general.
Sigue el camino de baldosas amarillas →

Un viaje sin retorno

Una valla, símbolo del drama de los inmigrantes

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de David Álvarez López.

 

El domingo pasado mi corazón quedó hecho pedazos, pero de sus restos surgió algo mejor y necesitaba contarlo de manera cruda y directa, despojado de las pieles del relato.

Todo comenzó poco antes de las ocho y media, cuando encendí el televisor para poder ver el estreno de Astral, aquel documental de Salvados que tanto habían anunciado, sobre la labor que ProActiva Open Arms está realizando en el Mediterráneo para salvar de una muerte segura a quienes se juegan la vida día tras día en busca de una vida mejor. Por si esto fuera poco, a este reportaje le siguieron otros dos, sobre los refugiados sirios en Jordania, y sobre los inmigrantes que tratan de cruzar la valla de Melilla, por lo que la noche se prometía intensa.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Sobre Ventanas Universales de Jen del Pozo

ventana universal de Jen del Pozo

Parte del montaje "Ventanas Universales" de Jen del Pozo en Solar (Imagen realizada por Fernando Díez)

 

Como ya he dicho en anteriores ocasiones, últimamente tiendo a atreverme con cualquier proyecto que caiga en mis manos por mucho reto creativo que suponga, siempre y cuando sea atractivo y emocionalmente coherente con aquello que intento transmitir.

Detalle de un universo dentro de la ventana

Detalle del universo dentro de la ventana.
Imagen cortesía de DChausson Creations

Lo cierto es que, hasta el momento, he tenido muchísima suerte a la hora de seguir esta filosofía, porque todos los retos que han llegado a mis manos (y no todos fáciles) han encajado en esa premisa de manera casi perfecta.

El caso que hoy les traigo merece una mención aparte por provenir de la persona que, sin saberlo, me impulsó a salir de dicha zona de confort con una propuesta muy especial que esperemos que pronto vea la luz. Desde ese primer proyecto, he tenido la enorme suerte de colaborar con la impresionante ilustradora Jen del Pozo en varias ocasiones, incluyendo el montaje que realizó en la Asociación cultural Solar, cuyo texto de exposición podrán leer a continuación.

Dicho montaje se inspiró en su serie Ventanas Universales, en la cual Jen construye un escenario mágico y onírico, donde nos muestra cómo todo se encuentra conectado a través de ventanas de matices infinitos, en contraste con la aparente sencillez del observador. Una mirada hacia nuestro insignificante lugar en un mundo ilimitado. Pasen, vea y disfruten (espero).

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Sobre Mientras de Alejandro Correa

Cuadro Sin Titulo de Alejandro Correa

Obra sin título de Alejandro Correa

 

Una breve aclaración

Puede que a quienes me conocen poco o desde hace poco no se los parezca (o tal vez sí), pero he de reconocer que siempre me asustó enfrentarme a cosas nuevas. Me aterraba iniciar proyectos que se saliesen de mi particular zona de confort. Eso me llevó, tras un importante fiasco, a una época de profunda apatía en el que cubrí de almohadas las paredes de mi universo personal. Para no escuchar los sonidos provenientes del exterior. Para no golpearme con la dura realidad.

Tras este proceso de sequía tomé la decisión de cambiar radicalmente de actitud, de buscar y aceptar nuevos retos e intentar ponerme a prueba en un terreno que siempre me dio tanto, como es la escritura (oye, que una cosa es salir de mi zona de confort y otra dedicarme a la ingeniería aeroespacial de la noche a la mañana).

Siendo fiel a esta filosofía de tú primero dí que sí, que ya habrá tiempo de tirarse de los pelos, me he ido embarcando en una serie de retos que van desde escribir textos para exposiciones de arte, hasta guiones para cómic, cine, videojuegos o cuentos ilustrados. Cada uno ha supuesto el enfrentarme a formas de escribir y plantear historias a las cuales nunca me había enfrentado antes, y por ello está siendo de lo más estimulante.

Ya he publicado alguno de estos proyectos, como por ejemplo el proyecto de microcuentos basado en las poderosas imágenes de Mondo Diávolo. Otros irán viendo la luz poco a poco, como el texto inspirado en el fabuloso montaje Ventanas Universales de la ilustradora Jen del Pozo (todo un reto también para ella). Pero algunos de los más importantes  están aún por llegar (cruce de dedos mode: ON).

La última (por ahora) de dichas aventuras literarias fue escribir, el pasado mes de abril, el texto de la exposición Mientras, del excepcional pintor y amigo Alejandro Correa. Si no conocen la obra de este artista canario les invito a descubrirlo lo antes posible. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que presentarles mi particular visión de su obra junto a una muestra de sus cuadros? Pasen, vean y disfruten…

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Todos queremos sentirnos infinitos

Última página del libro Ventajas de ser un marginado. Una oda a la adolescencia

Puedes ver la imagen original de portada en el Flickr de Denise Carrasco.

 

La adolescencia es una fase extraña de la vida, un período en el que vivimos nuevas experiencias que marcarán los pasos hacia el tipo de persona en el que nos convertiremos. Una fase aterradora para muchos, pero que deja tal huella, que muchos nos resistimos a abandonarla.

Siempre he sentido cierta nostalgia por esa adolescencia que recordamos sin haber vivido. Daba igual si venía envuelta con la emocionante búsqueda de un tesoro con el más noble de los fines, si te situaba en la tesitura de qué hacer con un cadáver o si sencillamente te mostraba los problemas habituales de una juventud atormentada. Y daba igual, porque había algo que unía a sus protagonistas y con lo que siempre me sentí identificado.

Sigue el camino de baldosas amarillas →

Al final los androides no conciliarán el sueño

Paisaje futurista de Dan McPharlin

Paisaje futurista ilustrado por Dan McPharling para "Moments Lost".

 

La decadencia y la resignación impregnan la vida de los olvidados. De aquellos despojos que no alcanzan a ser ciudadanos de pleno derecho y que se ven obligados a permanecer en el antiguo hogar de la Humanidad, cuando la propia Humanidad apenas los recuerda.

Sigue el camino de baldosas amarillas →