Recuerda que es altamente recomendable acompañar la lectura con la Banda Sonora Opcional que aparece al final de cada relato.

   

Un lugar en el mundo

Muñeco perdido entre piezas de un rompecabezas

Puedes ver la imagen original en la cuenta de Flickr de Efraín Bojórquez.

 

Parecía inverosímil que, con el tiempo que había dedicado a buscarle una solución, me encontrase de nuevo con aquel particular dilema.

Pasé años dando vueltas a la pequeña pieza de irregular contorno, limando sus aristas, ablandando sus bordes, e incluso interpretando de una manera un tanto laxa las reglas de aquel divertimento, al tratar de pintar su superficie. Nada de aquello tuvo el éxito esperado.

Era imposible encontrarle un lugar adecuado a aquella pieza dentro del rompecabezas de la vida.

Llegué a cogerle aprecio a sus singularidades y busqué con ahínco un lugar en el que encajase. Primero, traté de colocarla en el centro contra toda lógica, puesto que era complicado con tantas otras rodeándola. Luego, probé suerte en el perímetro, donde menos molestase, pero en ninguno de los sitios terminaba de integrarse.

La dejé largo tiempo apartada en un cajón, lejos de sus compañeras, impregnándose del característico aroma del olvido, y cuando la rescataba del moho y de las garras del tiempo, volvía a encontrarme en la misma tesitura. Era imposible encontrarle un lugar adecuado a aquella pieza dentro del rompecabezas de la vida.

Lo que comenzó como un infantil divertimento se había transformado, paulatinamente, en una suerte de frustración adolescente, que luego dejó paso a la madura resignación de ver cómo todas las piezas a su alrededor iban encajando a su manera. Y lo que más me atribulaba, lo que me mantenía despierto por las noches dando vueltas en la cama era que, pese a su incapacidad de integración, sin ella aquel puzle jamás estaría completo.
 

Un microrrelato de Fernando D. Umpiérrez

 

Banda Sonora Opcional: Alta fidelidad – Lori Meyers